Los edificios son en las grandes ciudades los lugares donde más personas habitan. Al haber más cantidad de personas es importante tener en cuenta distintas consideraciones sobre la seguridad.

La vigilancia de edificios tiene características propias que se deben considerar para poder reducir la mayor cantidad riesgos.

Principalmente se debe definir quién es la persona que le tiene que dar las ordenes al vigilador porque no es lógico que cada propietario le de indicaciones. Se debe centralizar las inquietudes y solicitudes para que sean trasmitidas al supervisor de este. Por otro lado es importante tener en cuenta que el encargado del edificio así como el administrador no son jefes del vigilador, debido a que si hay distintas órdenes contrapuestas puede haber problemas en el servicio de seguridad.

Es importante que el los propietarios e inquilinos entienden el rol que tiene liquidador dado que si éste indica que se debe, por ejemplo, mantener la puerta cerrada por cuestiones de seguridad se debe aceptar esta directiva.

En conclusión es importante definir claramente cuáles son las pautas particulares para el edificio y de esta forma el vigilador pueda cumplir correctamente su servicio como así como entender cuáles son sus alcances y limitaciones.

Anuncios